martes, 15 de noviembre de 2011

EL ALPINISMO: ¿UN DEPORTE O UN DUELO ROMÁNTICO?

Quizás hoy en día en esta época de comodidad y hedonismo, carece de sentido ir a jugarse la vida en una montaña remota de Nepal, por simple satisfacción personal ....

Estas cosas las pienso cuando me encuentro en la tienda de campaña, sin poder conciliar el sueño, con dolor de cabeza por la altura. Me pongo a pensar y a preguntarme ¿qué hago yo aquí?. Yo, que odio tomar medicamentos y me tengo que tomar un paracetamol porque me encuentro a 5.700 m. (Campo 1 Ama Dablam) y parece que me están reduciendo la cabeza con una llave inglesa.

En esos momentos miro a mi alrededor, la tienda está suspendida en una media ladera, en la que como el viento sople fuerte, puede que salgamos volando. Llevo más de una semana sin ducharme, comiendo comida nepalí de campo base, el estómago está fatal. Aquí en el Campo 1, hemos tenido que subir por la arista para ir a recoger nieve y nos suponen 2 horas hacer un litro de agua para hidratarnos. La cena consiste en una taza de noodles picantes y un poco de carne de yak, picante!!!.

¿qué hacemos aquí?, ¿por qué nos gusta tanto este sufrimiento?, ¿qué nos reporta esto a cambio?

Todo ello me remonta al siglo XVII, al Renacimiento Italiano, cuando dos caballeros, entrenados en el arte de la esgrima, se citaban al amanecer, para poner en juego su vida, para restaurar el honor perdido por un insulto o por defender el amor de una dama....
¿somos como esos caballeros románticos, que en un combate consensuado, usando las armas reglamentarias y las reglas establecidas encuentran satisfacción o regocijo en un duelo, aun a pesar de poder salir herido en el mismo o perder la vida en él?

Es lo más parecido a nuestro deporte, estar allí, en un lugar inhóspito, tras haber entrenado muchos meses antes, habiéndonos privado durante los fines de semana de la diversión de la vida social y cultural. Negociar en el trabajo un mes sin sueldo, dos días de vuelo para llegar a Katmandú, cuatro días andando para llegar al campo base, comer la comida nepalí. Subir cargados al campo 1, montar la tienda, disponerte a derretir nieve para poder beber, hacer la sopa, intentar dormir.......pasar todas estas incomodidades y sufrimientos, para seguir subiendo. A cada metro se hace más duro, la mochila cada vez pesa más, vamos siempre más lentos de lo que queremos, la ruta es peligrosa, nos cae hielo en la cabeza de los que bajan medio inconscientes, las cuerdas mil veces usadas, son tan peligrosas como no llevar cuerda.

Un campo tras otro, al final 3 campos, más dolores de cabeza, más deshidratación, dolor de pies por el frío, de manos...... todo para levantarte al amanecer, al gran duelo final, intentar la cumbre. Vamos lentos, comemos hielo, nieve, hacemos fotos, disfrutamos del paisaje circundante, de las otras cumbres que se veían enormes y ahora las vemos al lado, incluso más pequeñas, las nubes bajo nosotros....

El paisaje más hermoso jamás visto, el Himalaya, desde la cumbre, entre nubes, se vislumbra la silueta del Everest... me emociono, lloro, lloramos..... lo hemos conseguido...

No hemos venido ni a salvar nuestro honor, ni a conseguir la mano de una dama. Hemos venido a ponernos a prueba a nosotros mismos, a disfrutar sufriendo con las pruebas que te pone la montaña, con el viento, con el frío, con la altura, con la verticalidad de su arista. Hemos venido a demostrarnos que los meses de sufrimiento han servido para algo, que nuestro entrenamiento no ha sido en vano, que somos fuertes, perseverantes, duros... sin llevar “sherpa” (como la mayoría llevaba), sin ayuda de nadie, nosotros dos, nosotros solos, un equipo mínimo, pero capaz. Con nuestros miedos, con nuestras dudas y con nuestros temores, ahí nos vimos, en la cumbre del “Collar de la madre”, salvando todos los peligros que nos retaban a cada metro, llorando de felicidad por haberlo conseguido.


NOTA IMPORTANTE: Ya que este artículo, más literario que objetivo, ha sido publicado en Desnivel (sin yo saberlo...) y ha habido muchas críticas negativas. Tengo que hacer aclaraciones a los comentarios publicados por los "críticos" sobre la actividad que realizo.
- En primer lugar esta Expedición no ha sido subvencionada, la hemos pagado de nuestro bolsillo, tanto Tony, su parte, como yo la mía.
- El Ama Dablam, está equipado con cuerdas, sí, nosotros pagamos nuestra parte por el uso de ellas. A pesar de que llevábamos cuerda de 60 m. y equipo para asegurarnos (estacas, tornillos, mosquetones, cintas planas, cordinos, etc. ), en caso de no haber estado equipada. Pero pagando nuestra cuota hemos contribuido a que un grupo de nepalíes, se gane la vida.
- No usamos sherpas. Todo el que va a la montaña sabe lo que supone subir la tienda, el infiernillo, el gas, la comida, el saco, el aislante, frontal, 2 pares de guantes, 2 de calcetines, agua, medicinas, crema, ropa, etc. No es lo mismo moverte por una arista y a esa altitud, sin peso que con peso.

Las montañas están ahí, los que quieran ir a subirlas, pueden hacerlo libremente y pueden elegir qué montaña subir, si una equipada, o una sin equipar, nosotros hemos ido a esta, porque era la que nos gustaba.

Es cierto que Desnivel debe ser una revista más crítica y exhaustiva con los artículos que publica. Aunque por otra parte, si sólo publicara las actividades relevantes y muy técnicas, puede que llegara a menos público, o puede que no fueran siempre noticias españolas....
En fin, que a todos esos críticos, exigentes y técnicos, decirles que mis montañas me las pago yo, (excepto el Everest, donde me subvencionaron) y que no por eso, se le deja de dar ayuda a otra gente, como poníais en vuestros comentarios, si no se dan ayudas a otras actividades, será porque actualmente no se da ayuda a casi nada, no porque se me den a mí, Sres. que yo no soy tan importante y que si pudiera vivir de esto, no iría cada mañana a trabajar, seguiré haciendo la montaña que puedo hacer, la que esté a mi nivel y me pueda pagar.
- Sobre las publicaciones con datos erróneos en la prensa, eso no es culpa mía, cuando se dan datos erróneos, puede ser que el periodista esté mal informado. Creo que es positivo para nuestro colectivo y para nuestro deporte que aparezcan noticias de montaña en los periódicos deportivos. Hay gente a la que esto le sienta mal, pues es una pena, porque estamos consiguiendo que salgan noticias sobre montañismo, para poder promover y difundir nuestro deporte y que no siempre se hable de futbol. Por eso siempre, me he ofrecido a dar fotos y a hacer difusión, yo con eso no gano nada, vendiendo mi vida privada no soy más feliz, lo hago por nuestro deporte.

Lina Quesada

lunes, 7 de noviembre de 2011

CUMBRE Y ALEGRIA













Hola amigos,
atras quedan ya los dias de dolor de cabeza en el campo 1, en el 2 y no digamos en el tres. Los dolores de espalda subiendo la mochila. La lengua pegada al cielo de la boca por falta de agua, por no parar y quitarte la mochila en las cuerdas fijas, para tener que beber. Las horas derritiendo nieve para tener un dichoso litro de agua. Los musculos tensos por la manana y tener que emprender de nuevo la subida.
Solo puedo enviaros fotos, imagenes que os muestren la belleza de esta montana que hemos subido. Ahora en Namche Bazaar, con intenet por fin!!! miramos atras y vemos entre nubes la cumbre del Ama Dablam, que bello fue estar ahi,que maravillosa montana y que hermosos paisajes desde su cumbre. Intento mandar alguna foto para que disfruteis.


Tony en la "Torre Amarilla"



Con Sergio Carrascoso, de Malaga, tras su cumbre!!

Lina Quesada