jueves, 23 de junio de 2016

LA EMOCIÓN DEL VIAJE


“Nuestras maletas maltrechas estaban apiladas en la acera nuevamente; teníamos mucho por recorrer. Pero no importa, el camino es la vida”. – Jack Kerouac de su libro "En el camino".


Así me veo yo dentro de 20 días.... con el petate maltrecho nuevamente apilado en un andén de estación, horas más tardes embarcando en un avión, que me llevará a un país desconocido aún Tayikistán..... para al cabo de varios días acabar en un campo base, abriendo por fín ese petate, organizando el material, la comida, la ropa y haciendo la mochila de nuevo.

Adentrarte en cualquier aventura de este tipo, embarcarte en cualquier viaje, supone la emoción del cambio, la incertidumbre, dejar atrás tus miedos e inseguridades y tirar para adelante con el proyecto en el que te has metido de lleno y ya no puedes salir hasta que lo culmines.

Nos vamos dentro de 20 días amigos al campo base de los montes Korhenevskaya y Comunismo, a vivir otra experiencia, otras montañas, otra ruta de ascensión que nos enamorará y será a la vez nuestra gran preocupación.

Allá vamos a integrarnos en la cultura tayica, a conocer a su gente, su clima, su gastronomía, sus costumbres..... ¿hay algo más emocionante que la aventura de adentrarte en lo desconocido? Cuando te acostumbras es como una necesidad, como una droga, como algo que le da sentido a todo.

Iré mandando fotos, gracias al avance tecnológico, no me extrañaría nada, que hubiera wifi por algún lado del campo base, jejeje.
PICO KORHENEVSKAYA

PICO COMUNISMO

Un abrazo
Lina Quesada




jueves, 2 de junio de 2016

OLVIDABA QUE ERA BLOGGER


El otro día una chica jóven, periodista me dijo ¿tú eres blogger, no?

jajajaja, yo me quedé pasmada, porque hace tanto que perdí la costumbre de escribir.... y de escribir en este blog más aún. Vivimos el día a día tan rápidamente que no tenemos tiempo para casi nada lúdico o placentero, como leer o escribir.

Este blog nació por iniciativa de una compañera del trabajo (Rosa Haynes) que desinteresadamente se ofreció a ayudarme para estar comunicada con mi familia y mis amigos cuando estuviera de Expedición.

En los primeros años, cuando no existía ni el wasap ni la inmediatez de los mensajes desde el móvil, este blog me sirvió de desahogo muchísimas veces... ya que estaba sola dando vueltas por Kathmandú y buscaba como una loca un cibercafé para poder comunicarme, poder expresar mis sentimientos y sensaciones cuando me desbordaban.

Tantas son las emociones que se viven cuando estás tan lejos de tu país y de tu familia y cuando además te vas a enfrentar a uno de esos gigantes himaláyicos, que te sientes tan poca cosa, tan pequeña y frágil que tus miedos e inseguridades te acosan y apenas te dejan relajarte ni para dormir.

Así me sentía yo a veces... fuera de lugar... observaba a otros alpinistas extranjeros o nacionales, pasear por las calles de Kathmandú, con el forro polar atiborrado de logos y marcas... con enormes manos de escaladores, con unas espaldas inmensas que me hacían cuestionarme mi valía para las empresas que iba a abordar, subir un ochomil.

Tantas y tantas veces, he llegado a un campo base, como una extraña y he sido estudiada y analizada por los integrantes de otras expediciones, que sorprendidos me preguntaban si iba sola... no me extraña, viéndome tan pequeña y tan poca cosa, que se sorprendieran al verme subir e instalar mi tienda en un campo 1 o 2 o 3..... es normal que alucinaran con una mujer tan atípica físicamente para este deporte tan rudo. Ahora ya es más normal ver expediciones femeninas y a mujeres solas, pero hablo de 2005, por ejemplo, cuando me fuí sola al Cho Oyu, o 2007 que también me fui sola al Shisha Pangma.

Ahora, tantos años después, he conseguido por fin encontrar y poder coincidir con varios amigos con los que repito una vez más expedición. Con dos de ellos ya estuve en 2013 en el Pico Lenin en la cordillera del Pamir, nos reímos muchísimo y además hicimos cumbre, eso es secundario. Allí tienes tantas privaciones, en cuanto a comida, bebida, medios de comunicación, higiene, etc. que si encima no estás feliz con la gente con la que compartes la experiencia, pues entonces no merece la pena irte tan lejos....

Somos igualmente un grupo atípico, ya que recuerdo que en 2013, tras varios días de intensa nevada, salimos nosotros, los "machotes hispanos" (también me incluyo por lo echá p'alante que puedo llegar a ser) a abrir huella y a montar el campo 1. Tras un kilómetro exhaustos abriendo huella, nos volvimos a mirar y los enormes y grandotes rusos, de inmensas espaldas y manos, salían de sus tiendas a aprovechar nuestra huella abierta y seguirnos hasta el campo 1,jajaja, qué cara!!!!. Así es como íbamos dejando nuestra impronta española, los más pequeños e insignificantes, dándolo todo!!!! jajaja y los rusos con la resaca del vodka de la noche anterior, se quedaban alucinandos con nuestro valor y energía.

Pues esta vez amigos, no me cabe ninguna duda de que dejaremos la misma huella en las montañas a las que vamos, ya que valor no nos falta, otra cosa es que los elementos jueguen a nuestro favor.

Salimos el próximo 15 de julio de Madrid, vamos en dirección a Dushanbé, capital de Tayikistán y desde allí, comenzará la aventura.... no digo más, para no aburrir y poder tener más posibilidades de ejercer de Blogger y seguir mandando crónicas de la expedición.

Desde aquí tengo que agradecer a las empresas sevillanas que se han solidarizado conmigo, han escuchado mi llamada de ayuda para poder financiar este proyecto y han colaborado conmigo: SANTA TERESA 1881 ya colaboró en el año 2007 cuando me fuí sola al Shisha Pangma, este año, nuevamente se han ofrecido a colaborar económicamente, así como los amigos de la empresa de Viajes y Aventura ALVENTUS, también una modesta empresa sevillana, pionera por el producto que ofrece, BANANITOS, que se pueden adquirir por internet a través de su web y en breve estará en las tiendas de deporte y gimnasios, si los probáis ya veréis lo ricos y energéticos que son.

Seguiremos contando la aventura
Saludos