martes, 22 de abril de 2008

A pesar de la confusión en el Everest, es una buena noticia que no haya noticias

Diversas páginas web internacionales confirman el estado de confusión que existe en la cara Sur del Everest. Explorerweb informa que mientras algunos alpinistas han podido hacer uso libre del teléfono, caso de Silvio Mondinelli, Michele Enzio y Marco Confortola, otros anuncian que no habrá más noticias de ellos hasta mayo y unos pocos más envían mensajes furtivamente.

Pero de todas las noticias que llegan, nos quedamos con la siguiente: Si no hay noticias, esa será una buena noticia. Porque comenta el brasileño Rodrigo Raineri en su web que en caso de emergencia, los militares deberán dejar vía libre a las comunicaciones para una eventual solicitud de rescate.

Por otra parte, los alpinistas que intenta llegar a la cima del Lhotse también comprueban cómo se complica su expedición. Una crónica enviada por Rosa Fernández y publicada por lne.es nos aporta los siguientes datos:

"Por otro lado, tampoco tengo prisa, la situación ha empeorado con respecto a nosotros, los alpinistas, hay un enorme control militar, y han prohibido hacer fotos, filmar, ordenadores y teléfonos, o sea, nos quieren dejar incomunicados con el exterior, al menos a las expediciones que nos dirigimos a Everest o Lhotse. (En las otras montañas del Himalaya nepalí no hay estas restricciones).

Y lo peor es que han rebajado la cota a la que se puede ascender antes de el ascenso de la llama olímpica al Everest, prevista para el 10 de mayo. La primera orden era no superar el campo tres (7.600 metros) antes de ese día. Ahora la altura que nos han señalado es solo 6.500 metros (campo uno). Esto significa un retraso en la aclimatación y el abastecimiento de los campos de altura, tan importante que puede dar al traste con el éxito de todas las expediciones. Suponemos que este endurecimiento y nuevas restricciones llega como reflejo de las protestas de los tibetanos y la influencia de China cada vez mayor en Nepal, a través del Partido Maoísta, que ha resultado triunfador en las elecciones del día 10 de abril. Ahora pienso que, quizás, ha sido un error haber elegido el Lhotse como objetivo, y no haber ido a otra montaña, que no sea fronteriza con China, donde la situación a día de hoy parece que no se ha visto afectada por los últimos acontecimientos.

Todo depende de que China alcance la cumbre del Everest lo antes posible y se relaje la protección, y luego esperar que la climatología sea favorable durante una cantidad de tiempo razonable, que permita recuperar el «trabajo atrasado».

Tampoco sé si podré comunicarme en los próximos días o semanas. Como se puede apreciar, el estado es de total incertidumbre. Pero seguiré adelante hasta agotar todas las posibilidades."

No hay comentarios: