http://mujeresnelmundo.blogspot.com.es/

miércoles, 22 de octubre de 2008

Primera crónica. Desde Kathmandú



Hola amigos y amigas

Nuevamente en Kathmandú y esta vez la experiencia parece muy diferente y enriquecedora.

El pasado 20 de octubre salimos cinco andaluzas del aeropuerto de Málaga, con nervios e incertidumbre, y después de múltiples vicisitudes y entre nervios, transcurrió nuestra andadura de dos dias, de aeropuerto en aeropuerto.

De Málaga a Gatwich en Londres; allí, tras recoger los bidones y el material (afortunadamente estaba todo) tuvimos que coger un autobús que en hora y cuarto nos dejó en Heathrow, y qué lejos está uno de otro. La discusión con el conductor de autobús fue tremenda. Primero entre risas, luego en serio, pensaba que en los bidones llevábamos líquido y de bromas le dijimos que sí, que llevábamos nitroglicerina, pero claro…. Eso es Londres, la gente es seria y esas bromas ni las entienden ni les interesa… menos mal que vino una chica revisora de la compañía de autobuses, que lo solucionó todo y nos dijo que nada de bromas allí.

En Heathrow la historia se repite, hay que quitárselo prácticamente todo para pasar por los escáneres. Reloj, cinturón, móvil, botas…y ahí es donde la liamos de nuevo, porque ya en Málaga nos tuvimos que quitar las botas y alguna dijo: "la próxima vez que me obliguen a quitarme las botas, me lo quito todo". De modo que tuvimos que sujetarla, porque la podíamos liar, pero bien, si esto ocurría.

No me he reído más en ningún viaje de ida a una expedición. Desde que en la cafetería de Málaga encontramos una pamela con una lazada de lunaritos, tipo Chanel, no hemos parado de dar la nota, con nuestra pinta y la pamela, que de vez en cuando se pone una u otra.



Ya a nuestra llegada a Kathmandu, ayer martes por la tarde, se notaba el cansancio de dos días de viaje, de Londres a Bahrein y de allí a Kathmandú, en aviones llenos, sin asientos libres, en aeropuertos multitudinarios, pero ya en la capital nepali tuvimos que darnos un abrazo al poder recoger todo el equipaje, sin faltar nada de nada. Qué alegría.

Hoy ha sido un día estresante, no hemos parado, las últimas compras, el pesaje de equipaje, los medicamentos, el material, separar el equipaje del trekking y el del campo base, en fin, lo de siempre, un lío de preparativos que lo único que hace es que se comience con nerviosismo y preocupación.



Nos han comentado que este año se han sacado 8 permisos para el Baruntse, pero que ya todas las expediciones vienen de vuelta, no sabemos cuántas habrán hecho cumbre. Nos preocupa mucho la temperatura, porque hablan de -30 grados centigrados en el campo base, con lo que las chicas ya están empezando a ponerse nerviosas y no saben si comprarse un pantalón de plumas o más ropa para soportar ese frio.

Entre las risas y los nervios se esconden las preocupaciones, las constants preguntas a los de la agencia y a otros montañeros. Yo no paro de decir que no se preocupen, que todo irá bien, pero es normal, la aventura hacia lo desconocido genera muchas dudas.

Esa incertidumbre es bonita. Por mi parte, a pesar de haber estado en Nepal ya ocho veces, me sigue emocionando, me sigue inquietando cada montaña, y en este caso es una montaña nueva para mí así como el trekking hasta el campo base. Me parece estupendo que sea algo nuevo para todas porque así podremos compartir el sentimiento de sorpresa e ilusión en cada momento que compartamos.

Siento una alegría enorme al ver a estas chicas tan emocionadas, tan ilusionadas y tan concienciadas en lo que vamos a hacer. Están todas totalmente motivadas por conseguir el objetivo marcado y creo que con la fuerza y la determinación que tenemos, lo podremos conseguir.

Ellas no se imaginan lo diferente que es venir al Himalaya en una expedición masculina o venir sola para unirte a un grupo que no conoces. Para mí, esta ocasión es única, sentirme parte del grupo con total igualdad de condiciones y sin exclusiones. Y además de ser una más, ser todas de la misma comunidad, compartir la cultura y las costumbres, tener la misma lengua y hablar el mismo "idioma" te hace sentir tus raíces en cada momento. Enriquece relacionarse con personas de otros paises o comunidades autónomas, de otras culturas y otro sexo y religión, pero no es tan cómodo como hablar la misma lengua y pensar casi de la misma manera.

Tras el día que va a terminar, solo nos queda reunirnos para cenar y comentar lo que falta o lo que se ha hecho hoy. Y mañana, el gran madrugón para intentar coger la avioneta a Lukla a primera hora y así poder comenzar ya el trekking.

Quizás en dos días estaremos en Namche Bazaar y desde allí podremos mandar un pequeño resumen de las incidencias y del comienzo del trekking, con alguna foto interesante.

Desde la capital del budismo, de la meditación, de la paz universal, imbuidas por el olor a incienso, por el olor de sus calles, de sus templos, rodeadas por una masa multicultural de gente que se acerca aquí buscando múltiples cosas, cultura, montañas, música nepali, bellos paisajes, maravillosos trekings y mucho más, en esta capital universal que ahora nos acoge a nosotras y nos despide antes de irnos a las montañas, a la morada de los dioses, a enfrentarnos con sus peligros y con sus bellos amaneceres y atardeceres, os enviaremos nuestras vivencias de tantos momentos como vamos a compartir antes de acercarnos al ansiado objetivo, la cumbre del Baruntse, que con sus 7.220 metros nos espera.

Saludos a todos/as- Lina Quesada

1 comentario:

joaquim dijo...

El pasado 21 de octubre, dos montañeros del Grup de Muntanya Sarrià (Girona) Estel Turbau y Gerard Suñer, hicieron cumbre en el Baruntse.
www.grupmuntanyasarria.tk