martes, 25 de mayo de 2010

Lina, de regreso

Llamada hoy de Lina para comunicar que ha dado por finalizada la expedición y se encuentra de regreso, tras un último intento fallido de hacer cumbre. Mientras hablamos, se le escapa un “aún no me siento los dedos de los pies”, por lo que imaginamos que tiene algunas cosas que contar de las que no nos ha informado desde los campos del Lhotse. Sabemos que ha hablado con su hermana y que ésta se encuentra feliz de que regrese.

Desde aquí enviamos un abrazo a nuestra compañera y la animamos a volver pronto, a ver si aún le da tiempo de disfrutar en Sevilla de las jacarandas en flor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

volver con congelaciones no te hace ser mejor persona o una gran ochomilista... volver sana y salva te convierte en una superviviente que podrá seguir intentándolo tantas veces como retiradas tenga tu vida de cualquier gran montaña... los que arriesgaron por encima de su límite puede que tiraran su vida en un mal intento (y tal vez lo hicieron "felizmente")... los que aquilatan y miden el esfuerzo, las condiciones, los recursos,... son los que verdaderamente han llegado a comprender la esencia de la montaña, porque saben que si respetan ese equilibrio entre lo que pueden dar de si y lo que la montaña puede robarles probablemente pisen tantas cumbres como quieran...



el objetivo no es el destino sino el camino... después de cada montaña viene otra y después vuelves a ver el mundo desde abajo esperando subir otra y otra y otra... el objetivo es ser feliz mientras caminas hacia un porqué que nadie sabe explicar...



para mí, ya estés en Sevilla o en la cumbre del Chomolungma o del Lhotse, siempre serás una gran luchadora y un referente para cualquiera que sienta pasión por la montaña...





un abrazo,





er josemi.

Anónimo dijo...

Lo importante es que estás en casa y no en la montaña desvalida o congelada , siempre hay tiempo de volver a intentarlo a quedarte en un imposible y no regresar , recuerda que las montañas no se mueven de su sitio y tu si , siempre hay tiempo de otra intentona fenómena
Un abrazo desde Málaga Raquel ( Nubik)