viernes, 14 de septiembre de 2007

Lina Quesada, al Nepal

http://www.eldesmarque.es/content/view/8769/1/

La montañera sevillana Lina Quesada, tercera en el ranking nacional femenino con dos ochomiles, parte el próximo sábado, día 8 de septiembre, hacia la capital de Nepal, Kathmandú, para abordar su próxima aventura: el Shisha Pangma (8.027 metros). De conseguirlo, la alpinista se apuntaría tres ochomiles a su currículo deportivo, tras intentarlo en el Dhaulagiri, y se colocaría en el segundo puesto a nivel nacional, junto con la asturiana Rosa Fernández y detrás de la vasca Edurne Pasabán que cuenta en su haber deportivo con nueve (tercera en la lista internacional). La Consejería de Turismo, Comercio y Deporte patrocina el proyecto con 3.000 euros.


El Shisha Pangma, en la cordillera del Himalaya, es el último en altitud de las principales montañas de más de 8.000 metros y el último en ascenderse ya que nadie lo hizo hasta 1964. Es además el único de los 14 picos que superan esa altura del mundo que está completamente situado en la región del Tibet, al norte de Kathmandú.


Lina Quesada intentará su ascenso a través de una ruta abierta por el alpinista español Iñaki Ochoa en 2006 que se desvía de la ruta normal a 7.450 metros de altura, desde donde se descienden 150 metros en dirección este. La expedición durará 43 días, desde el 8 de septiembre hasta el 20 de octubre. Además, coincidirá en la ascensión de este pico con Edurne Pasabán y con Juanito, que ha ascendido todos los ochomiles, repitiendo algunos de ellos.


La montañera afirma que se embarca en este proyecto “tras el éxito obtenido en la expedición femenina al Monte Elbrus”. “Me siento preparada y llena de motivación para afrontar este reto alpino de mayor dificultad técnica” asegura. En relación a los montañeros con los que compartirá parte de la ascensión, Lina apostilla “que será muy relevante coincidir con dos figuras del alpinismo nacional como son Juanito y Edurne de los que siempre se puede aprender tanto”. “Me he decidido por el Shisha Pangma porque al afrontar esta expedición sola me he puesto como meta un ochomil asequible para mi, para evolucionar paulatinamente sin arriesgarme demasiado”. “Ya es un reto abordarlo sola”, puntualiza.

No hay comentarios: