miércoles, 9 de abril de 2008

Segundo mensaje de Lina


Cena con Rosa Fernández, conoce al sherpa que la acompañará en su expedición, tramita permisos y firma comprometiéndose a no hacer ningún tipo de apología política o social sobre China o Tíbet

Kathmandú, 8 de abril de 2008

Hola amigos\as

Aquí, en Nepal, el tiempo transcurre de otra manera. Toda va más
despacio y a mi estrés occidental eso se le olvida. Esta mañana me
recogieron a las 10,00 para ir a buscar el equipaje que deje aquí en octubre
(2 bidones) y hasta las 15,00 no he terminado. Primero no los encontraban,
luego he tenido que ponerme a revisar todas las tiendas que voy a llevar a
la expedición, montándolas de una en una, luego ha llegado el sherpa que irá
conmigo, se ve un chico fuerte y se llama Pemba Rita Sherpa, habla inglés
(pobrecito, si no hablara se libraría de mis conversaciones de horas...) y
hemos estado probando las máscaras de oxígeno. Ha sido una pena que no me
llevara la cámara de video, porque han sido unas horas intensas de trabajo
de equipo: hemos empaquetado el gas, el oxígeno, las tiendas, todo y es muy
amable y servicial conmigo.

Luego hemos ido juntos a comprar la comida, ya que no quería ir
sola, sin saber lo que le gusta, y realmente es amable, no ha puesto ninguna
objeción a nada.

Después ni siquiera me ha dejado invitarlo a un té. Me ha preguntado
qué montañas he subido, porque claro, al verme pensará que estoy loca. Pero
al final él también ha subido el Cho Oyu, el Shisha Pangma y el Everest por
la norte y por la sur el año pasado. De modo que no me puedo quejar, es una
máquina, claro que si hago cumbre, se va a llevar una pasta gansa, pero
bueno, lo importante es que lo pasemos bien, estemos a gusto y la montaña se
deje subir. Me ha asustado un poco porque debe ser muy rápido, dice que el
día de cumbre tenemos que llegar los primeros a los escalones, que ese día
no se come ni nada, que los primeros y “p’arriba” !!!Ay, Dios mío, con tantos
preparativos y el viaje y todo, se me olvida que allí querré morirme, que
diré mil veces mil, que en que lío me he metido!!! Pero bueno, de
momento todo marcha sobre ruedas, seguro que nos irá bien.

El permiso de la expedición me lo han dado a mí, ya que cuando los
otros salieron de Kathmandú, todavía estaba todo en el aire. A mi me tocará
también tener un encuentro con el Ministerio en Namche Bazaar y con el
Oficial de Enlace, para pagar el impuesto de basuras, porque controlan los kilos
que subimos y los que bajamos y los bidones de basura que traemos de vuelta.

El Everest ahora es también la montaña más controlada del mundo
debido a la polémica sobre la basura existente en su Campo Base, el Gobierno
hace un control exhaustivo de las tiendas que van y las que vuelven, de las
botellas de oxígeno, de todo. Se acabaron los tiempos dorados de
expedicionarios que volvían sin nada, para no tener que bajarlo, cargarlo y
transportarlo a casa.

También parece ser que el control en los campos es real. Me han dado
un documento que he tenido que firmar, comprometiéndome a no hacer ningún
tipo de apología política o social sobre China o Tíbet, no poder llevar
banderas de Tibet o China y no poder utilizar ningún tipo de conexión
electrónica internacional que no esté declarada. De modo que si llamo por el
satélite, tendrá que ser a una hora preestablecida. Pongamos 2 horas al día,
las 12,00 h. española y de 16,00 a 17,00 hora española. Tendré que meterme
en la tienda para hablar.

En cuanto a otras expediciones, este año el más visitado es el
Makalu, ya que al estar tan controlada la zona del Tibet y del Khumbu (valle
del Everest y el Lhotse), pues la mayor parte de expediciones van al Makalu,
eso es bueno para mucha gente, ya que seguro que habrá cuerda fija instalada
hasta la cumbre, aunque otros preferirían que no fuera así, claro.

Ayer fue muy interesante conversar con Rosa, fue una buena
coincidencia, ella es de Oviedo, y en muchas cosas nos dimos cuenta que ser
mujer es difícil en el mundo en general y en este deporte muy especialmente.
Te impide llevar una vida más o menos normal y no digamos si tienes familia.
De modo que sus opiniones y las mías eran como un calco de las situaciones
que vivimos las mujeres en deportes tan específicamente duros como este.

Espero que la dureza de la montaña me inspire a seguir siendo fuerte
tanto física como mentalmente.

El día 10 de abril hay elecciones, no me he enterado bien, creo que
eligen una especie de parlamento democrático para redactar una constitución.
Ayer ví una manifestación, limitándose a llevar banderas pero circulando en
silencio y pacíficamente, de modo que habrá que esperar, a lo mejor a mi
vuelta de la montaña el país ya tiene una constitución democrática, seria un
gran avance.

Bueno amigos, seguiré con mis preparativos de equipaje y material y
mañana volveré a informaros de todo.

Saludos. Lina

3 comentarios:

JESÚS dijo...

Hola Lina! Que envidia más "insana" (jejejeje) me das.

Que sepas que desde Otura te estamos siguiendo, como en las otras ocasiones, vía Internet.

Te deseamos lo mejor en esta nueva aventura, y qué Aventura!. Ojalá el tiempo y la montaña te sean favorables, porque las fuerzas, las ganas, la ilusión, la motivación y la preparación las llevas tú de serie.

Un beso muy fuerte de Loli, Jesusillo y mío...y como dice tu blog, Änimo Lina!!!

Anónimo dijo...

Hola Lina somos Cristina y Natalia de la Oficina Art, tus compis. Nos alegra saber a diario de ti y ver que sigues tan ilusionada. Se te echa de menos sobre todo tus visitas a la fotocopiadora y tus atascos de papel. Seguiremos pendiente de ti y de lo que cuentas. Un beso fuerte de las dos.
Sigue tan animada.

Anónimo dijo...

Esto sí que es.... deportividad. Dos alpinistas que podrían competir por el mismo puesto en el ranking y ahí están, cenando juntas y con buen rollo. Viva el espíritu deportivo.