martes, 8 de julio de 2008

Primera noche en el campo dos


Con el grupo de invitados: J. Carlos Tamayo, Juan Vallejo


Hoy día siete de Julio, San Fermín, nos encontramos en la tienda comedor después de haber compartido una suculenta comida a base de lentejas y vino Marqués de Riscal, con Juan Vallejo y José Carlos Tamayo. Éstos, han venido desde su campamento en el Gashembrum IV para hacernos una visita, lo cual agradecemos enormemente. Parece ser que tienen la ruta bastante dominada. Si la climatología y las condiciones de la montaña se muestran a favor, el tramo final que les queda desde campo tres a cumbre y que se presenta como lo más complicado, es seguro que lo solventarán con éxito. Desde aquí les deseamos lo mejor.

Nosotros también vamos avanzando en nuestra ruta hacia el Broad Peak. Hoy mismo hemos regresado del campo dos, donde después de haberlo montado hemos dormido la pasada noche. Las condiciones de la ruta son como ya habíamos visto cuando subimos a montar el campo uno: rampas de hielo verticales y exposición a la caída de piedras al coincidir con otras cordadas. En verdad una ruta hermosa para el que le gusta disfrutar con la escalada en hielo.

Hoy no nos quedan muchas ganas de hablar más sobre los avances en la ruta, ya que nada más llegar al campo base nos hemos enterado que los sonidos de helicópteros que hemos oído esta mañana por las inmediaciones del campo base se han llevado a dos compañeros. Rafael Merchán de Málaga y Juán Carlos González, Castreño, alavés de adopción, han regresado por distintos motivos hacia sus hogares. En el caso de Rafael, cuando cinco miembros del grupo nos dirigíamos hacia el campo uno, en esta última salida en la que hemos montado el campo dos, al pasar el río helado del glaciar se ha resbalado y ha sufrido un fuerte golpe en la cabeza, cayendo además en el agua helada del río glaciar. Lo mejor es que no es grave, sin embargo, para lo que exige un ochomil como el Broad unido a las condiciones que presenta, es una decisión más que acertada.

A Juan Carlos González, un problema de hongos en un dedo, precisamente provocado por coger perretxikos en su querido entorno del monte Gorbea, le ha terminado desanimando. El continuo contacto con el frío, la humedad y los inevitables golpes contra el hielo hacen que no sea nada recomendable continuar, más aún en el caso de Juan Carlos, que tuvo que sufrir en su ascensión a la cara Norte del Everest en el año 2000, varias amputaciones en ambas manos por causa de las congelaciones sufridas.

Con todo este panorama, no queda otra que sobreponerse y desear a nuestros amigos una pronta mejoría, tanto física como anímica, y que sepan que lucharemos para no defraudarles y seguir intentando la ascensión. Un fuerte abrazo a ambos de parte de todo el grupo, ya se les echa de menos en el base.

Crónica a cargo de Alberto Zerain.

Encierro de San Fermín en el Campo Base.



Foto panorámica desde el Campo 1

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Lina, Santi, Diego y compañia,

Envidia me dais, sin afeitar y guarros, pero con un pedazo de cerro para entreteneros los proximos días. Lo que os queda es pan comido para 6 monstuos-as como vosotros-as. Por aqui lo de siempre, calorcito y alguno recuperandose de las últimas cornadas de su particular Sanfermin. En tres meses estaremos en activo y preparados para subir los cerros que se tercien, con el permiso de mis nuevas protesis inguinales. Cuidadin y mucha suerte a todos. Ah, si me mandas (Santi) el nº del turaya te prometo llamar. Cándido

Jorge Lapuente dijo...

Hola amigos!
Os escribo desde el blog de Lina, esperando que lo leais.
Veo que las cosas van x un lado bien, en la montaña, y x otro no tan bien con las dos bajas...Bueno, que os voy a decir yo...Animo desde aqui, en Bolivia, y poco mas, teneis fuerza suficiente para subir lo que se os ponga por delante.
Yo ando en La Paz ahora, de descanso, despues de habernos enfrentado a piquetes en las carreteras de Peru, a un paso clandestino por la frontera sin pasaporte debido al robo del mismo, y a una batalla campál a base de pedradas con los campesinos de la zona.
Por lo demas bien, ya subimos al Huayna Potosi y al Illimani. EN dos dias iremos al Sajama, a ver que tal...
Espero recibir noticias buenas en breve. Os seguire controlando por las redes.

Un abrazo muy grande de vuestro amigo panticuto.

PD:Cuidado con el yeti!