jueves, 3 de julio de 2008

Visión del Broad Peak


Campo base

2 de julio de 2008

Después de casi dos semanas de nuestra partida, es un día especial para todo expedicionario: hoy es el primer día de descanso en el Campo Base. Después de tanto avión, papeleo, carretera y trekking, hoy hemos visto por primera vez el Broad Peak, y gracias al día claro que hemos tenido, también hemos podido disfrutar de unas vistas espectaculares del K-2.

El K2


Todos hemos dormido más o menos bien y nos encontramos perfectamente. Salvo las lógicas molestias motivadas por la altura, el frío en alguna tienda cuya cremallera no cierra o alguna piedra que insiste en alojarse en nuestra espalda, todo va sobre ruedas.

Lo de día de descanso es un decir ya que aún quedaba mucho por hacer. Ayer se montó el Campo Base en precario, hoy ha tocado organizarlo correctamente, montar las tiendas de ducha y de la letrina, acondicionar la tienda comedor, poner a punto el generador y organizar nuestras pertenencias. Puede que parezcan demasiadas comodidades, pero hemos de pensar que este será nuestro hogar durante el próximo mes. A otros compañeros les ha tocado la labor de ir a otros campos bases vecinos y recoger información sobre el estado de la ruta, ocupación de los campos etc.

Por otro lado también hemos aprovechado para asearnos, afeitarse, lavar ropa... Algunos expedicionarios insisten en que hay que mimetizarse con la gente del lugar, pero últimamente ya nos confundían con los Baltís (así se conoce la gente de esta región); así que después de los días de trekking la ducha ha sido casi obligatoria.

Mañana Alberto, Aitor, Lina, Santi y Rafa irán hacia el Campo 1 con la intención de depositar algo de material y bajar a dormir nuevamente al Campo Base. Juan Carlos, Diego y yo iremos al Campo Base del K-2 para aclimatar un poco más con la idea de ir el día 4 a dormir al Campo 1. Estas son nuestras intenciones, lo que suceda os lo contaremos mañana en la nueva crónica que correrá a cargo de Alberto.

No hay comentarios: