jueves, 14 de mayo de 2009

Ana se recupera y, en el Manaslu, comienza mañana un intento de cima

AEFAM 14 de mayo 2009

ANA SE RECUPERA EN MÁLAGA DE SU ACCIDENTE


Ana, que llego ayer a Málaga desde Katmandú, ha sido hospitalizada en Benalmádena y está siendo sometida a todo tipo de pruebas para determinar el alcance de sus lesiones. La deportista se encuentra bien y es el deseo de sus compañeras en el CB, que se recupere lo antes posible.

HAN BUSCADO UNA NUEVA OPORTUNIDAD Y EL MANASLU SE LA DARÁ EN LOS PRÓXIMOS DÍAS. SON INCANSABLES Y ASTUTAS…

Son incansables y astutas. Bajaron derrotadas del último intento a la cima y han soportado en el CB fuertes nevadas que trastocaron todos los planes de regreso, ya que entre Sama Gaon y el CB se ha acumulado gran cantidad de nieve, impidiendo el paso de los porteadores. Además, en el CB ha caído más de un metro y de la ruta de ascensión mejor no hablar.

Esta situación tan adversa y la posibilidad de no llegar a tiempo Katmandú para regresar el 25 de mayo a Andalucía, las ha llevado a decidir que regresarán una semana más tarde. Esta decisión que supone importantes quebraderos de cabezas, puede ser la clave del éxito de nuestras deportistas.

MAÑANA COMIENZA EL INTENTO DE CIMA DEFINITIVO

Los sherpas de altura del equipo andaluz han ascendido hoy para revisar el estado del C1 y han encontrado un panorama desolador. Por el momento han podido recuperar una de las tiendas con todo el material, aunque está completamente inservible. Mañana parten para el C1 las tres escaladoras: Inma, Lina y Tamara, que esperan alcanzar el domingo 17, el C4 e intentar la cima esa misma noche. En el caso de que los fuertes vientos por encima de 7.500 metros impidan este calendario, tienen la posibilidad de aguantar una noche más en el C3, para intentar cima la noche del lunes.

Mientras la mayoría de las expediciones retiran el material de altura que pueden rescatar; andaluzas, japoneses, suizos y algún escalador aislado, plantean un intento de cima serio y contundente al que deseamos el merecido éxito, aunque todas y todos son conscientes de las dificultades que encontrarán después de la intensa nevada.

MIGUEL LOPEZ MOLINA: MEDICO DE LA EXPEDICON MUJER ANDALUCIA 2009

Han transcurrido casi 2 meses desde que los primeros miembros de la expedición “Mujer Andalucía 2009” salieron de España y más de 40 días desde que partieron de Katmandú, introduciéndose en una sociedad rural donde el único medio de transporte es el “porteador” o el helicóptero para casos extremos.

Todos los enseres y víveres tienen que ser transportados por porteadores, nuestra expedición precisó de 76 de ellos para esta tarea. Una vez en el campo base permanecen con nosotros 5 nepalíes de forma permanente: 2 sherpas y 3 cocineros.

Para que os hagáis una idea del número de personas foráneas que “viven” durante estos 2 meses en este valle del Bhudi Gandaki y en el campo base del Manaslu, pensad que hemos contado 19 expediciones, unas de hasta 20 escaladores y otras de tan sólo uno, pero no os equivocaréis calculando en unos 150 los deportistas y en 80 a 100 los trabajadores nepalíes especializados en estas tareas de alta montaña.

El campo base es un gran “camping” situado a la altura de la cumbre del Mont Blanc. Cada grupo tiene su tienda cocina, tienda almacén y tienda comedor, como tiendas mayores, y un montón de tiendas individuales para dormir y guardar las cosas personales. Cada expedición ocupa un área que linda con la de las demás y, lógicamente, se prodigan las visitas en los días de espera: a los japoneses, suizos, italianos, rusos, taiwaneses, franceses, iraníes, alemanes, búlgaros, chilenos, coreanos, portugueses y, naturalmente, españoles.

Dos expediciones españolas han coincidido aquí esta temporada de primavera: una aragonesa y la nuestra. El azar ha querido que ambas cuenten con equipo médico y, curioso, ninguna de otro país lo tiene, ni siquiera las más numerosas que como mucho sólo traen un botiquín más o menos dotado, confiando en el teléfono satélite para consultar con algún médico previamente concertado.
Esta población de 200 a 300 personas lógicamente padece problemas de salud, más en un medio tan hostil. También surgen necesidades de asistencia en la población del valle que, al enterarse de que un médico viene con alguna expedición, acude de todas las aldeas cual romería.

En esta ocasión, pues, la acción médica sólo ha sido española. La doctora Nerín y el doctor Morandeira, del hospital clínico de Zaragoza y el doctor López Molina del hospital de Baza (Granada) unieron sus esfuerzos y medios para acciones tan cruciales como conseguir reanimar a Marco y a Stefanie que sufrían de edema pulmonar tras un agotamiento extremo. Lamentablemente Giuseppe no aguantó el descenso hasta el campo base y falleció en el campo 2 aunque desde que fue encontrado por las escaladoras andaluzas a 7000 metros de altura recibió medicación bajo consejo médico por radio desde el campo base andaluz, pero la sueroterapia, que podía haberle salvado la vida, esperó inútilmente preparada en la tienda comedor andaluza, mismo lugar donde al día siguiente se consiguió recuperar a Marco.

Caso especial ha sido el de Ana, nuestra montañera que presentó, a 7000 metros de altura, una hemorragia en la retina del ojo izquierdo. Nuestro médico nos aclara que estas hemorragias ocurren en la casi totalidad de personas que sobrepasan los 6000 metros, que suelen ser pequeñas y desaparecen sin necesidad de tratamiento en 2 meses, no dando más síntomas que la sensación de ver “moscas volantes” durante ese tiempo. Pero Ana tiene una hemorragia más extensa (se le pudo ver el fondo de ojo) que afecta a zonas de la visión de precisión. Por ello la visión que tiene con ese ojo es muy defectuosa y esta situación obligó a evacuar de inmediato a la deportista porque el mejor tratamiento es el descenso a alturas normales, por ello se pidió el helicóptero para su traslado a Katmandú seguido de su evacuación a España para su estudio en hospital. En estos momentos tenemos noticia de que su hemorragia está estable y no se le han apreciado otras complicaciones en las pruebas que ya se le han realizado en España.

De esto ya habéis tenido noticia en crónicas anteriores pero lo que no se ha mencionado son los pequeños casos que han mantenido ocupados a diario a estos médicos. En concreto el médico andaluz, ha sido requerido hasta ahora para:

13 casos de faringo-laringitis.
7 de síntomas leves de mal de altura
6 de catarro nasal o sinusitis.
3 enterocolitis.
2 congelaciones de 1º y 2º grado en pies
2 fracturas en huesos del pie.
2 tendinitis.
1 quemadura solar en cara de 2º grado.
1 cura de herida reciente con sutura.
1 cura de herida antigua.
1 pediculosis.
1 contractura muscular leve.
1 hemorragia digestiva leve provocada por la altitud.
1 hemorroides.
1 rinitis y conjuntivitis alérgica.

Como caso curioso, el doctor Morandeira y la doctora Nerín fueron llamados para atender de una herida abdominal por asta de yak a una joven del pueblo de Sando lo que les supuso 5 horas de bajada y 7 de subida desde el campo base.

El fin último del médico en la expedición es que los deportistas a su cargo estén en todo momento en la mejor forma física posible y en este día, 24 horas antes del ataque definitivo a la cumbre del Manaslu, el equipo de la expedición “Mujer Andalucía 2009” con la triste excepción de Ana, podemos decir que está en óptimas condiciones de salud y de aclimatación y también de ánimo…

Eso, eso, mucho ánimo…

EXPEDICION MUJER ANDALUCIA 2009

3 comentarios:

Amig@s de Lina... dijo...

Amigo de Ana, ¿puedes añadirnos algo más sobre cómo se encuentra Ana?. En todo caso, dale un beso de nuestra parte y muchos, muchos ánimos.

Anónimo dijo...

Animo Lina, estamos contigo.
muchos besos y fuerza de tu familia de Jaén.
Y por supuesto ánimo a todas, seguro que lo conseguis.
Besos

Anónimo dijo...

Hola, soy José A., amigo de Ana. Ayer me mando mensaje diciendo que posiblemente hoy le daban el alta en el hospital y que se encuentra bien. Espero más noticias y las pondré por aquí. Un saludo a todos y ánimo a las chicas en su intento de hacer cumbre, si el tiempo lo permite.